Lesionarse te da tiempo

Todas las horas que dedicabas a tu entrenamiento están casi vacías. Seis meses es mucho tiempo y las horas vacías te llevan a pensar demasiado. Normalmente tu pensamiento se enfoca en la propia lesión. ¿Por qué? ¿Cómo empezó? ¿Qué hice mal? Pero sobretodo piensas en cómo recuperarte. ¿Qué puedes hacer? Y es cuando empiezas a rebuscar en tus tesoros escondidos…